Acción solidaria

Las personas adultas somos el modelo a seguir para los más pequeños/as. Seamos, pues, un gran ejemplo y invitemos a realizar buenas acciones desde la infancia. Desde la escuela también se fomenta la cooperación, el diálogo y el afecto, creando vínculos que mejoren las relaciones entre los niños y niñas y al mismo tiempo desarrollando un clima idóneo para el nacimiento de la solidaridad.

¿Cómo entrenamos a los niños y niñas? Mostrando como somos de solidarios nosotros/as con las personas cercanas, pero también con los vecinos/as a través de la ayuda, la colaboración o compartiendo con ellos/as.

Un pequeño gesto hace que empiecen los grandes cambios.